Saltar al contenido

Qué hacer y qué no hacer en un festival

Se aproxima la temporada de festivales y los nervios empiezan a estar a flor de piel en los festivaleros de todo el país. Desde ticketea, que otro año más les brindamos la mayor parte de los festivales más indispensables del territorio nacional, nos observamos en la obligación de ayudaros a que estéis preparados. Por eso, no pudimosresistirnos a hacer esta lista.

Si estás leyendo esto es, posiblemente, porque asistirás a un festival este verano (o a varios) o porque te puede la curiosidad. Sea por lo cual sea, lo primero a apuntar al comentar de un festival es que puede ser la mayor vivencia de tu vida… o transformarse en una verdadera pesadilla. Aguantar del tirón un festival no es tan simple como se ve. Si es la primera oportunidad que acudes a uno no lo olvidarás jamás, eso seguro.

 

10 COSAS QUE SÍ TIENES QUE LLEVAR A CABO EN EL TRANSCURSO DE UN FESTIVAL

1. Llévate elementos servibles, tipo silla plegable (tremendamente servible para el camping), colchoneta, crema (muy sustancial si no deseas achicharrarte), gorra, nevera portátil… y recuerda montar bien la tienda de operación para que sea la más currada del camping. Si necesitas asistencia para clavar las piquetas, estos elementostienen la posibilidad de servirte para llevar a cabo trueque y que te ayuden tus vecinos.

2. Repásate la vida y canciones de los grupos y si no tienes ni iniciativa, invéntatela. Cuántas ocasiones vimos a gente en algún concierto tarareando las canciones sin entender ni lo que está diciendo. Guárdate ese as en la manga.

3. Viste diferente. Proporciona la nota. Por un fin de semana al año que puedes ir vestido con un taparrabos de Borat, aprovéchalo. Ponte las pintas más extrañas que consigas hallar. Ve a mercadillos de tu localidad y aprovisiónate de la ropa más horrorosa que encuentres.

4. Llega descansado. Probablemente a lo largo de esos días la media de horas que duermas va a ser de 3, si es que vas a camping, por lo cual los días anteriores a viajar al festival dedícate a reposar y a coger fuerzas.

5. Liga. Aprovecha. Igual encuentras a la mujer de tu vida. Por lo menos inténtalo. Si no lo haces puedes quedarte como el chico de aquí abajo.

6. Dúchate, es gratuito. Pero tampoco te pases. Siempre hay que sostener un toque a olor festivalero.

7. Estúdiate bien los horarios. No vaya a ser que te pierdas a tu grupo preferido. Este punto es de lo verdaderamente indispensables para algún dependiente a la música. Hay oportunidades en las que 2 de tus bandas de las bandas más indispensables del festival coinciden a la misma hora, por esto tienes que llevar los horarios sabidos de memoria. Si, en tu caso, vas al festival solamente por la fiesta pasa de manera directa del punto 8.

8. Dalo todo en los recitales. Al final de cuenta de eso se habla. Vive cada concierto como si esa noche fuera la más reciente de la banda. Como si fuera tu último día en la Tierra. La vivencia, para ti y los de tu alrededor, va a ser el doble de enriquecedora.

9. Inspecciona el sitio en busca de sombras. A 40ºC y en pleno verano están muy cotizadas y una aceptable siestecita puede ser una cuestión de vida o muerte.

10. Hidrátate. Como en el punto previo, hablamos de supervivencia. Y no, el alcohol no cuenta como hidratación. El frigorífico del punto 1 la puedes llenar de botellas de agua, refrescos y algún bebida enregética. Muy clave.

10 COSAS QUE NO TIENES QUE LLEVAR A CABO EN EL TRANSCURSO DE UN FESTIVAL

1. No grabes a lo largo de los recitales ni saques tu móvil. Vívelo. Es una vivencia exclusiva que no puedes vivir por medio de un display. Pasa de actualizar las comunidades casa 5 segundos con imágenes de la playa y de los grupos a los que ves. Ya sabe todo el planeta que te lo estás pasando bien. No consigas que la multituddesee matarte leyendo tus actualizaciones desde sus viviendas.

2. No tires basura en la playa/mar/montaña/recinto/lo que sea. No seas guarro y no tires basura. Los servicios de limpieza lo recogen de madrugada pero hazles la vida más simple.

3. No te lleves la guitarra. Está muy visto y ya no posee felicidad. Es una pérdida de tiempo, no vas a ligar más. Además tu estilo al tocar se podría determinar de “especial” y para escuchar a alguien tocar bien el día está sobrado de buenas bandas.

4. No te quejes todo el tiempo del calor que hace y de lo agotado que estás. Indudablemente tus amigos o la multitud que está a tu lado está igual o más hechos polvo que tú, pero aguantan el tipo. Además, las vivencias en las que sufres un poco son las que más recuerdas pasado un tiempo. Esa es la felicidad del festival.

5. No ligues la más reciente noche. Puede que tu inconsciente intente engañarte pero no, no lo hagas. La más reciente noche tu desesperación llega a parámetrostan nunca pensados que te hace cometer locuras.

6. No acampes al costado de los baños o las duchas. Las secuelas tienen la posibilidad de ser nefastas.

7. No te creas el rey del mambo. Cualquier ocasión, en la playa, podrías comerte una ola con contenido raro y quedarías a la altura del betún. Todo el planeta tiene las mismas opciones.

8. No robes a tus vecinos del camping. Recuerda: Karma. Todo regresa.

9. No hagas karaoke como si te fuera la vida en ello. Por realmente bien que creas que cantas, a la segunda hora gritando parecerá que estás tolerando una tortura china. Nadie se merece escuchar eso.

10. No te quites la pulsera. Por lo menos en un tiempo. Desde el final del festival tu pulsera va a pasar a ser tu religión, tu objeto a adorar y el recuerdo más preciado de ese fin de semana inolvidable. Puede parecer un poco guarro pero lo bueno de conservarla es que siempre que la mires recordarás ese fin de semana. Tampoco somos incondicionales de dejártela en la muñeca a lo largo de años, pero sí unos meses.